Noticias EnfermeríaSondaje Nasogástrico

Sondaje Nasogástrico (SNG)

El sondaje nasogástrico es una técnica invasiva que consiste en la introducción de un tubo flexible (silicona, poliuretano, polietileno, PVC) en el estómago, por vía nasal (nasogástrica) o vía oral (orogástrica), con varias finalidades posibles: instilar líquidos, alimentar al paciente, decomprimir el estómago eliminando aire y contenido gástrico, o analizar el contenido gástrico.

Actuación de Enfermería

  1. Explicar al paciente la técnica y la necesidad de su colaboración.
  2. Hacer una medición del trayecto previsto usando el método Hansen (nariz-oreja-epigastrio), marcando con una señal la medición en la sonda. Si la sonda ha de colocarse en duodeno o yeyuno, añadir entre 20-30cm más.
  3. Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  4. Retirar prótesis dentales, si las hubiera.
  5. Lubricar el extremo distal de la sonda de 7 a 12 cm con vaselina líquida o agua.
  6. Colocar al paciente en posición de Fowler (ángulo de 45º) o en decúbito lateral izquierdo.
  7. Introducir la sonda por el orificio nasal más permeable dirigiéndola hacia la faringe. Cuando la sonda esté inmediatamente encima de la orofaringe indicar al paciente que extienda el cuello hacia delante. (EIR)
  8. Con la cabeza del paciente icnlinada hacia delante, progresar la sonda con un movimiento rotatorio, pidéndole que trague saliva o un sorbito de agua, avanzando la sonda en el momento de la deglución.
  9. Si el paciente presenta tos o cianosis, es probable que la sonda esté en vía respiratoria. Retirar, permitir que el paciente descanse y reiniciar el procedimiento. Si se enrolla en la boca, realizar la misma operación.
  10. Cuando la marca hecha en la sonda llegue a la nariz, la sonda debe estar situada en el estómago. Para comprobar que está bien colocada, si no ha salido jugo gástrico de forma espontánea, aspiremos con una jeringa para obtenerlo y se medirá el Ph < de 5,5 . Este último es el método más fiable aunque la medida del Ph no es eficaz si el paciente toma fármacos supresores de la acidez. ( EIR 11, 48). También s epueden introducir 20 ml de aire al mismo tiempo que colocamos el fonedoscopio en el epigastrio; debe oírse un gorgoteo. Sin embargo, este método no se considera muy fiable. Por último se puede realizar una placa de control. (EIR)
  11. Se fijará la sonda a la nariz con esparadrapo y el extremo abierto se conectará a una bolsa colectora o se dejará cerrado con un tapón, procediendo a destaparlo si fuera necesario.
  12. El extremo abierto se conectará a una bolsa colectora o se dejará cerrado con un tapón, procediendo a destaparlo si fuera necesario.
Sonda Nasogastrica

Colocación de sonda nasogástrica. Comprobación de la longitud prevista por el método Hansen.

En un paciente no colaborador, se colocará un tubo de Guedel antes de colocar la sonda. En los lactantes no se debe usar el sondaje nasogástrico.

Cuando una sonda nasogástrica se ha obstruido, se intentará desobtruir mediante una jeringa con agua templada, agua bicarbonatada o enzimas pancreáticas. Nunca con suero.

Sondaje Nasogastrico

Nutrición enteral: cuidados

    1. Cambiar diariamente la posición de la sonda con un movimiento rotatorio, retirándola o introduciéndola un centímetro.
    1. Cambiar diariamente el esparadrapo y limpiar los orificios nasales.
    1. Higiene en la boca diaria e hidratación de los labios.
    1. Mantener al paciente en posición de Fowler durante la administración de la alimentación y hasta una hora después.
    1. Antes de administrar el alimento, aspirar el contenido gástrico (EIR 12,47). Si el contenido es superior a 150ml, volver a introducirlo y esperar a la siguiente toma.
    1. La entrada del alimento debe ser lenta (entre 15-20 minutos) y el alimento debe estar a temperatura ambiente. Muchas veces se utilizan perfusiones en bombas para la alimentación enteral para regular la velocidad de manera exacta, pero no es necesario utilizarla. (EIR 13, 54).
    1. Se debe comprobar cada 4-8 horas que el paciente tolera la dieta. (EIR)
    1. La nutrición enteral, tanto por SNG como por gastrostomía, puede tener como complicaciones más frecuentes la aparición de diarreas por intolerancia digestiva, náuseas, vómitos, regurgitaciones, sensación de plenitud… La solución más habitual consiste en adecuar de forma individual el tipo de nutrición, la cantidad y la frecuencia de las tomas. (EIR 11,49). Si estos síntomas se mantienen se debe tener en cuenta el Síndrome de Dumping que se caracteriza por síntomas gastrointestinales y motores. Los síntomas gastrointestinales incluyen la sensación de plenitud, retortijones, naúseas, vómitos y diarrea explosiva y los vasomotores incluyen sudoración, inquietud,cefalea, debilidad, palpitaciones y un intenso deseo de estirarse. Las manifestaciones varían de un sujeto a otro; no obstante, es frecuente la presencia simultánea de ambos síntomas, gastrointestinales y vasomotores. Sucede a los 10-20 minutos de la ingesta.
    1. Después de administrar la alimentación o la medicación lavar la sonda con agua.
  1. Cambiar la sonda cada 7-14 días si es de PVC o polietileno. Las de poliuretano cada 2-3 meses y las de silicona cada 3-6 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario