La planificación del estudio: cómo encontrar tiempo y que resulte de provecho

Prepararse el EIR: Administración de los Servicios de Enfermería
27 septiembre, 2017
Prepararse el EIR: Historia y Fundamentos de la Enfermería
10 octubre, 2017
Mostrar todos
Una de las dificultades para prepararse un examen tan amplio como el EIR es la falta de organización, ya que no tener claro cómo administrar nuestro tiempo de forma productiva genera un alto porcentaje de horas ociosas desaprovechando muchísimo tiempo que nos resultará fundamental.
En un examen con un temario tan extenso como es el examen EIR, rentabilizar el tiempo de estudio resulta fundamental dado que ya sea por trabajo o por estar compatibilizando la preparación del examen con el estudio del grado, resulta fundamental planificarse.
La organización de nuestro tiempo significa que tenemos que adaptarnos  tanto al trabajo que realizamos como a nuestras características propias, en cambio, la mayoría de nosotros realizamos nuestras actividades sin guiarnos de un horario.
Los tutores de AMIR Enfermería junto al equipo docente, planifican a cada alumno el estudio de las asignaturas de forma semanal, facilitando al alumno la planificación y organización del estudio de todo el temario. Pero el alumno debe planificarse un horario de estudio.
Uno de los principales retos al seguir el plan de estudio de los tutores es encontrar esos huecos para el estudio en tu día a día y respetarlos siguiendo el planning ya que muchas veces te sentirás tentado a no hacerlo y, en su lugar, realizarás algo relajante, divertido o entretenido. Sin embargo, tienes que resistir la tentación, no pierdas de vista tu objetivo, visualiza tu meta y aprovecha al máximo el tiempo que vayas a dedicar al estudio y programa también tu tiempo de entretenimiento sacándole el máximo partido. Usa el tiempo libre como una recompensa por estudiar. Asegúrate de salir de casa para alejarte de tu lugar de estudio y despejarte. Tan importante es el estudio como el descanso para que los conocimientos adquiridos se asienten a la memoria.

 

¿Qué debería considerar al momento de establecer estos momentos de estudio?

 

 El momento del día:

No todos tenemos la misma disponibilidad de tiempo para poder “elegir” el momento de estudio más conveniente. Pero podemos tener en cuenta algunos factores que nos ayudarán a la hora de rentabilizar el tiempo programado para el estudio.

Siempre que os sea posible es importante escoger un horario en que el no existan muchos factores que te distraigan como el ruido del ambiente o  el momento de la digestión. El horario alrededor de las 9 de la mañana a las 2 de la tarde y/o a las 4 y las 9 de la noche dependiendo de nuestros ritmos de vida; es bastante recomendable porque no se junta con ninguna comida,  y todavía al terminar podemos comer y realizar otra actividad o bien podemos cenar e ir a dormir. Tampoco es ni muy temprano ni muy tarde, lo que no afecta al ciclo del sueño que también es bastante importante para arrancar la jornada del día siguiente.

Descansar y hacer ejercicio pueden mejorar considerablemente los resultados, pero en un orden concreto; según un reciente estudio publicado en Current Biology, el ejercicio físico practicado cuatro horas después del aprendizaje  mejora la memoria y aumenta la actividad del hipocampo. Así que, puedes estudiar, esperar y hacer ejercicio después. Mejorará los resultados y tu cerebro te lo agradecerá.

Si no dispones de mucho tiempo, céntrate en las asignaturas que históricamente han tenido más peso en el EIR y dedícate a estudiar los temas más preguntados primero. Porque así rentabilizarás tiempo de estudio que podrá repercutir en mayor medida en tus resultados en el examen y porque los temas que se estudian primero, son los que mejor se memorizan. En todos los manuales de AMIR Enfermería podrás encontrar el peso que tiene cada asignatura en el examen así como los temas más preguntados en los últimos años, lo que te facilitará el estudio enormemente.

El grupo de horas escogidas:

Lo ideal sería dedicar el tiempo en bloques de 5h seguidas con pequeñas pausas. Dedicar 5h de estudio continuadas exige de nosotros compromiso y concentración, evita que alguna otra actividad se inmiscuya y nos distraiga de nuestro objetivo y entrena nuestra capacidad de concentración dado que el examen también será de 5h y debemos entrenar nuestro cerebro para mantenerse concentrado durante ese tiempo. Lo ideal sería contar con todas las herramientas necesarias antes de comenzar las horas de estudio para así no tener que invertir parte de ese tiempo buscándolas. Ten tus manuales y tus test de clase a mano, no te pierdas en guías o apuntes de la carrera. Todo el material que necesitas lo tienes en tus manuales de Amir Enfermería.

Considerar el resto de actividades:

Dedicarle tiempo al estudio del EIR o cualquier otra oposición tampoco consiste en un aislamiento del resto de las actividades cotidianas. Puedes ejercitarte, salir con amigos, hacer tareas cotidianas… sin dejar de estudiar. Por supuesto, todo dependerá de cómo distribuyas tu tiempo y cumplas con los periodos establecidos para cada ocasión.

Averiguar cómo estudias puede ayudarte a determinar si puedes tener actividades superpuestas. También te ayudará a determinar cómo puedes usar el tiempo que generalmente no usas. Formúlate algunas preguntas:

  • ¿Eres un estudiante auditivo? Quizás escuchas las grabaciones de las clases u otro material de estudio en audio cuando conduces el coche o vas al gimnasio. Aurora Maria Cecilia (nº de orden 29), ex-alumna a Distancia y profesora de AMIR Enfermería, escuchaba las video clases de fondo mientras estudiaba porque le ayudaba a reforzar conceptos.
  • ¿Eres un estudiante visual? Repasa las presentaciones de los profesores en  AMIR TV  los cuadros-resumen de los manuales, las reglas mnemotécnicas y sigue las pautas de subrayado que te indicamos en las tutorías.

Momentos de descanso:

Detenerse cada cierto tiempo y desconectar con el estudio EIR nos permite despejarnos y retomar con mayor energía y atención el estudio. Empieza por descansar unos 5 minutos la primera hora, luego unos 10 minutos las dos siguientes, y 15 minutos el último período. Estos descansos ayudan a fijar los conceptos en la memoria. Si lo necesitas, créate alarmas para gestionarlos y no “despistarte” y sobrepasar esos 10 minutos.

 Flexibilidad, pero no demasiada:

Es fundamental establecer un día de descanso semanal. Es importante relajarse y disfrutar del tiempo con la familia y amigos o practicando algún deporte o actividad que te entretenga.

Puedes descansar un día con libertad, pero a su vez debes dedicar más tiempo y sumarlo al resto de los días de la semana.

Finalmente recuerda que es preferible calidad que cantidad. Es mejor unas cinco horas diarias, unas 6 veces a la semana y mantener ese ritmo de cara al examen EIR que hacerlo sin detenimiento  días seguidos antes de la prueba.

Evitar distraciones:

El Smartphone es una de las principales distraciones dado que los estudiantes tienden a ponerse a estudiar con él al lado. Aunque lo tengas en silencio, el solo hecho de que lo mires cada cinco minutos fastidia tu concentración. Lo mejor es dejar el móvil en casa cuando te vas a la biblioteca o dejarlo en otra habitación o en modo avión.

Si eres de los que no pueden dejar el móvil por motivos laborales existen muchas aplicaciones que ayudan a estudiar y centrar tu atención en el estudio del EIR.

Prepárate también psicológicamente y ponte metas:

El mayor obstáculo para las personas que llevan varios años sin estudiar es el desánimo. No se ven capaces. La motivación y el espiritu positivo es la clave para alcanzar tus objetivos.

Ponerse una meta muy clara es muy importante, lo primero en lo que trabajamos con nuestros alumnos es en eliminar el lenguaje negativo. No queremos escuchar ni un “no puedo”. Les ayudamos a que visualicen la meta. Es mucho más fácil llegar de lo que parece.

 Apóyate en alguien:

Compartir tus metas con tus amigos y familiares siempre es buena idea. Así te comprometes más a cumplirlas.

Es muy posible que algunas personas entiendan los diferentes aspectos de la materia un poco mejor que tu. Agrupar a estas personas y crear un grupo de estudio puede facilitar la vida al tiempo que puede aumentar tus probabilidades de éxito en un examen próximo.

Esperamos que estos consejos os ayuden a planificaros y organizaros el estudio para que el tiempo que dediquéis al mismo os resulte más rentable.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR