Novedades Amir Enfermeríaenfermeras embarazadas

Las enfermeras embarazadas tienen que extremar las precauciones en el trabajo, aunque estas varían según su entorno laboral, según explican desde SATSE. “Cuando estás embarazada tienes que tener en cuenta ciertos aspectos que pueden afectar al feto. El contacto con virus y algunos materiales puede ser peligroso. Es recomendable el uso de guantes para cualquier cosa, al igual que el lavado de manos constante y el uso de mascarillas”, explica  Susana Salmerón, enfermera pediátrica embarazada.

Salmerón trabaja en el Servicio de Urgencias, lo que le hace extremar los protocolos de seguridad de su centro de trabajo. “En el día a día de un servicio como este se cumple con un protocolo muy estricto para evitar contagios. Al estar embarazada el riesgo es más alto y hay que estar más atenta”.

La enfermera también comenta que el reposo es importante. Según explica, las enfermeras embarazadas pueden trabajar con normalidad, pero deben de descansar varias veces a lo largo de su jornada. “La enfermería es un trabajo que se puede compaginar con el embarazo, yo lo llevo bien y otras compañeras también”, señala.

SATSE pidió a principios de este año que se tome más en serio la seguridad de las enfermeras embarazadas. La organización pidió que se estableciera un “periodo de permiso por riesgo”. El sindicato apuntó que la concesión de este permiso suele demorarse.”El tiempo de espera varía según el servicio donde se trabaja, el centro sanitario o la comunidad autónoma”.

PUESTOS ESPECÍFICOS PARA ENFERMERAS EMBARAZADAS

Hace ya tiempo que los sindicatos del entorno sanitario proponen la creación de una serie de puestos de trabajo establecidos para enfermeras embarazadas.

Los trabajadores también proponen adaptar los puestos para que las enfermeras en periodo de gestación tengan menos riesgos. “Ante un embarazo, recomendamos comunicárselo el servicio de prevención correspondiente para que presente una evaluación y la recomendación de la adaptación del puesto”, indican los sindicatos.

Las organizaciones de trabajadores recomiendan que, cuando la adaptación del puesto no sea posible, se debe tramitar un permiso por riesgo a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social o en la Mutua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario