DE RESIDENTE A MATRONA, LA EXPERIENCIA DE ROCÍO GARCÍA-VISO ABADÍA

que-llevar-examen-eir
7 OBJETOS QUE LLEVAR AL EXAMEN EIR (Y UN CONSEJO)
21 mayo, 2018
enferemria-eir-estudiante
ENFERMERÍA Y EL EIR, ¿ES POSIBLE ESTUIDARLO TODO A LA VEZ?
4 junio, 2018
Mostrar todos

matrona-rocio-enfermeraMatrona en la actualidad y ex alumna de AMIR Enfermería.  Aprobó el examen EIR, realizó su residencia en Galicia y, ahora, ha vuelto a Madrid para trabajar en el Hospital Universitario de Torrejón en la especialidad a la que siempre quiso dedicarse. Rocío García-Viso es un ejemplo del camino al éxito que comienza con este examen.

¿Por qué elegiste AMIR para preparar tu examen EIR?

Cuando me decidí a prepararme el EIR empecé a recopilar información de varias academias por mí misma para no caer en trucos propagandísticos. Me fije en los simulacros, la calidad de  los manuales y el precio. El paquete que más me convenció sin lugar a dudas fue el de AMIR Enfermería. La verdad es que la academia fue un gran apoyo para mí y me han  ayudado en todo lo que he necesitado.

¿Cómo fue tu residencia?

En conjunto ha sido una experiencia increíble, muy bonita. Da un poco de vértigo al principio, sobre todo porque me iba a otra comunidad autónoma. He aprendido a ser matrona, que era lo que más quería. Es una experiencia fantástica, tanto profesional como personalmente. Al final me dio un poco de pena volverme, pero ha tenido un gran peso en mi carrera como enfermera, eso es innegable.

En poco más de una semana de finalizar tu residencia has conseguido trabajo en Madrid. ¿Cómo lo has hecho?

Un aspecto muy positivo de la residencia es que te forma muchísimo, por lo que es más fácil conseguir trabajo una vez la terminas. Cuando mi tiempo en Galicia llegó a su fin, me volví con pena. Pocos días después, me llamaron del Hospital Universitario de Torrejón para trabajar de matrona. Obviamente tenía mucho que ver los dos años de residencia que llevaba a la espalda.

¿Qué destacas de tu experiencia en el EIR??

En general no fue una mala experiencia. Tuvo momentos de agobio y presión, pero guardo un recuerdo bonito de esa época. Estudié mucho de junio a marzo y tenía clarísimo que quería ser matrona. Me puse a tope y renuncié a trabajar en verano. No me lo tomé como algo pesado, sino como un año que me dedicaba a mí misma. Establecí una rutina de estudio junto a la academia y lo logré.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies