Otrosconsejos R1 matrona

Aurora María Cecilia es una cordobesa que terminó Enfermería en 2010. Desde entonces, se preparó para conseguir una plaza como Enfermera Especialista. Tras 3 años preparándose ella sola, decidió probar a intentarlo con AMIR Enfermería en la modalidad a distancia. Su número de orden fue el 29. Nos cuenta desde la Unidad Docente de Madrid, H. U. La Paz, cómo ha hecho realidad un gran sueño y su experiencia como residente.


AMIR Enfermería:

¿Por qué es importante hacer la especialidad de Enfermería?
Aurora: En mi opinión, es fundamental que los enfermeros realicemos una especialidad, principalmente porque con ello lograríamos mejorar la asistencia de los pacientes. Con las especialidades llegaremos a conseguir que no nos hagan contratos en los que cada día estemos en un servicio diferente, bajará nuestro nivel de frustración y aumentarán nuestros conocimientos de la materia en concreto, facilitando mejores contratos en servicios de los que realmente somos especialistas, por lo que podremos realizar nuestra actividad asistencial con mucha más seguridad y satisfacción. Yo aconsejo que los enfermeros se especialicen, así tal vez algún día conseguiremos tener la categoría que realmente merecemos, que no nos utilicen a todos para todo, que alcancemos una mejor carrera profesional y, sobre todo, una mejor calidad asistencial para nuestros pacientes.

¿Por qué elegiste ser matrona?
En un primer momento elegí ser matrona sin tenerlo del todo claro… Ahora que ya ha pasado más de año y medio desde que inicié mi residencia de esta especialidad, puedo decir que acerté totalmente en mi elección.
Estar con la mujer, conocer sus necesidades, controlar embarazos, poder sentir como las mujeres confían en ti, consultándote siempre que necesitan algo, poder participar en un momento tan importante para la mujer como es el nacimiento de sus hijos… son tareas tan gratificantes que ¡sobran las palabras para describir cuánto me gusta esta profesión!

Consejos R1

¿Qué crees que debería mejorar en tu profesión?
Desde mi punto de vista el principal área de mejora de mi profesión es que debería hacerse más visible. Todavía hay
personas que no saben qué es una matrona, a qué nos dedicamos, cómo accedemos a esta profesión… Hacer visible
la profesión es el área más importante a mejorar por parte de las matronas.

Explícanos las funciones de la matrona ¿cómo es el día a día?

 La matrona es el profesional que acompaña a la mujer a lo largo de toda su vida sexual y reproductiva. Aunque para muchos sólo existe la asociación matrona-paritorio, esto no es así. Ya desde atención primaria la matrona está acompañando a la mujer. Somos nosotras quienes realizamos exploraciones ginecológicas en atención primaria, recogemos muestras de exudados para detectar infecciones, realizamos muestras citológicas… También en atención primaria realizamos el seguimiento del embarazo en las mujeres sin riesgo: pedimos analíticas, controlamos el peso, escuchamos el latido del bebé,
realizamos sesiones de educación para la salud en la que explicamos a las mujeres en qué consiste el embarazo, los
cambios normales, por qué acudir a urgencias, cuándo acudir mejor al centro de salud, datos del parto que les pueden ayudar a afrontar mejor ese momento, enseñamos técnicas de relajación, cuidados del recién nacido, etc. Además de realizar talleres de apoyo a la lactancia materna y talleres postparto.
En cuanto al hospital, no sólo estamos en el paritorio, donde somos los profesionales encargados de controlar la dilatación y ayudar a las mujeres cuyos embarazos y partos son de bajo riesgo, sino que también estamos presentes en otros servicios, como urgencias (donde aquellas mujeres que llegan embarazadas de 37 o más semanas, son atendidas por nosotras), planta de preparto (donde tratamos a mujeres que tienen tratamiento para frenar el parto si tienen contracciones antes de tiempo, estamos con las mujeres antes de que pasen a paritorio…), planta de embarazo patológico (donde tratamos a mujeres de riesgo o con alguna enfermedad durante su embarazo), fisiopatología fetal (lo comúnmente conocido como monitores), etc.

¡La verdad es que estamos presentes en toda la vida de la mujer!

¿Qué has aprendido de los ginecólogos?

¡La verdad que bastante! Para empezar debo destacar que, al menos en el hospital donde yo estoy haciendo la residencia, los residentes de ginecología comienzan “muy fuerte” desde el primer día, aprenden muchísimo y, en ciertas ocasiones, esos aprendizajes que ellos tienen nos lo explican a nosotras.
Considero que, si hay una buena relación, aprendemos con ellos, como por ejemplo a ver ecografías.
También nos servimos, mutuamente, para repasar conceptos que ambos tenemos que tener al día; recuerdo un día en la urgencia repasando las hemorragias postparto junto con mi co-R de gine… También cabe destacar su rapidez de actuación ante situaciones de riesgo (ya que nosotras somos quienes nos encargamos de las situaciones fisiológicas de embarazo y parto, pero si algo se complica es a ellos a quienes llamamos).
¿Qué consejos darías al futuro R1?

Antes que nada, el primer consejo, es que el residente, antes de serlo, se informe bien de la especialidad que desea realizar, que mire diferentes hospitales, se informe bien de cómo se trabaja, en qué servicios…

C O N S E J O S 

Una vez sea residente, como consejos:
• Que tengan paciencia, que sepan que, aunque al principio todo parezca muy complicado, al final será capaz de hacer todo por sí solo. Decirle que no dejen de pelear por lo que quieren, que disfruten mucho de todo el aprendizaje que van a conseguir: tanto de lo bueno como de lo malo (porque al final de todo se aprende, ya que así saldrá de la residencia sabiendo qué hacer y qué no hacer).
• Cada profesional tiene su técnica de trabajo; saber adaptarte a las circunstancias te permitirá aprender otras formas de trabajar y será una buena práctica para tu futuro profesional.
• Ginecólo@a, matron@s, auxiliares, enfermer@s… Vas a estar en contacto con un amplio equipo. Recuerda que  puedes aprender mucho de todos ellos. Respeta su trabajo y haz respetar el tuyo.
• Pasarás por diferentes servicios, unos te gustarán más y otros menos. No olvides que todas las áreas de salud de
la mujer están fuertemente relacionadas, lo que aprendas en un servicio puede serte útil para aplicarlo en otro, así que pon interés siempre.

• Habla periódicamente con tu tutor o tutora o persona de referencia. Además de mostrar interés, te permitirá conocer lo que se espera de ti en cada rotación, y así podrás adecuar tus progresos a los diferentes objetivos marcados, ¡como con los tutores de AMIR Enfermería!
• Por último, no olvides disfrutar con intensidad cada día de esta preciosa especialidad. Estos dos años pasan  rápido y te llevarás una mochila cargada de recuerdos y amig@s,

¡además de una profesión que te enamorará!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario